lunes, 1 de agosto de 2011

Mi primera vez...

Trataré describirla... Pero se me hace impensable...

¿Revivirla? Es mejor repetirla...

Tirada en la alfombra, sentía tu calor. Se despertó esa intuición, y tu respiración se deslizó por mi cuerpo, llegó a mi cerebro, alertando a todo mi cuerpo excitándolo como hacía tiempo no lo estaba. Yo me agitaba, mi cuerpo tenía espasmos, me acariciabas y mi desnudez aparecía lentamente.

Trepabas con tus manos conociendo cada pared y estructura de mi cuerpo, y sin saber (o quizá sí) llegaste allí... Mi interminable espalda... Mordías suavemente...Estaba desnuda y tu aún con toda la ropa. Estuvimos por horas tocándonos, besándonos, que parecieron segundos.

Me estremecía entre tus brazos, jadeando sin parar, y tus manos atravesaban las paredes, mientras se mojaban poco a poco... El aire olía a deseo.

Sé que me restregué en tu pantalón... lo recordé unos días después cuando mi pubis aún sentía la presión de tu zipper.

Cogí tu miembro con mis manos y lo inspeccione milímetro, milímetro... Sabía como tocarlo para hacerte explotar, pero me tenías tan atrapada con tus manos que solo podía jadear...

Quisiera poder seguir, y describir lo demás... pero sé que nos inhibe la gente, y solo la media-luz que reflejaba nuestros sudores y el silencio vieron esa, nuestra primera vez...


Y sí, también fue mi primera vez, mi primera vez contigo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada